Brazos esbeltos y bellos

 

Braquioplastía

 

Los brazos son una parte importante de la estética que a veces puede no tomarse en cuenta,  pero cuando el paciente ha perdido una cantidad importante de peso debido a un cambio de vida, con dieta o con ejercicio, o se ha sometido a una cirugía para perder peso, o simplemente acumula demasiada grasa en esta localización, tiene principalmente dos problemas distintos; el primero en el caso de aumento de peso es acumulación de grasa lo que hace que el brazo acumule volumen, o el segundo, en el caso de pérdida de peso, es que hay demasiada flaccidez. Para estos problemas estéticos existen dos posibilidades de solución. En el caso del exceso de peso la solución es disminuirlo por medio de liposucción, que se realiza a través de una o dos pequeñas incisiones menores a 1 cm en el codo o cerca de la axila (para que la cicatriz no se note), y a través del cual se realiza la extracción de grasa. Por lo general si el volumen no es muy grande y no tiene muchas estrías la piel retoma sus características elásticas y no se requiere ningún otro procedimiento.

 

Y en el caso de que el problema sea la flaccidez ocasionada por perdida de peso, en el cual la piel cuelga de manera importante, la solución es distinta, se llama braquioplastía y se realiza a través de quitar el exceso de la piel que cuelga y cerrando de manera lineal dejando una cicatriz en la cara interna del brazo que puede llegar a desvanecerse con el paso de los días.

 

No le tengas miedo a las mangas cortas, presume tus brazos ahora.

 

Sin embargo, en ocasiones es necesaria realizar al mismo tiempo ambas cirugías, braquioplastía y liposucción. ya que algunas pacientes tienen mucha piel pero también un volumen importante de grasa. Los resultados son espectaculares.

 

Y existe otro grupo de pacientes que también pueden requerir de cirugía estética de brazos. Son pacientes delgadas, que realizan ejercicio pero que por determinación genética siempre han tenido un acúmulo de grasa en la parte inferior del brazo. En estas pacientes se realiza una liposucción sencilla para borrar esa grasa incómoda.

 

La cirugía es relativamente rápida de 1-2 horas, y es ambulatoria. Generalmente se realiza bajo sedación y anestesia local y los pacientes se van caminando a las 2 horas de terminada la cirugía.

 

Los cuidados son sencillos y la recuperación no requiere más de 5-7 días. Parte de los cuidados requieren una prenda especial que son mangas elásticas o “torerito” para que ceda la inflamación y vaya mejorando el contorno del brazo.

 

Los resultados de esta cirugía se notan. El retorno de la autoestima es de inmediato. Las pacientes ya operadas vuelven a la consulta con una sonrisa y mucha satisfacción por que ya pueden usar blusas u otras prendas que antes les estaban negadas o prohibidas, y están muy contentas con la decisión.